Kismet Restaurant

Un buen ejemplo de como la música ayuda a una buena historia.

 

   

Laura trabaja en Kismet Diner y sueña con convertirse en cantante, pero por el momento no le molesta servir las mesas. Por supuesto que ayuda que todos en el restaurante la quieran; su jefe hasta compró un karaoke para que Laura pudiera cantar a sus clientes.

Una noche de sábado, en medio de un improvisado concierto, Laura descubre un cliente que nunca antes había visto y que luce totalmente desinteresado. Normalmente, esto no le importaría... pero él actúa como si ella no estuviera ahí. ¿Quién es él? ¿Por qué Laura no puede dejar de mirarlo?

Os dejamos la útlima canción por si queréis disfrutarla.

 

FacebookTwitterPinterest