Libro La búsqueda del Grifonicornio

 Un homenaje a los maestros escrito a mano en enclaves históricos.

Una bestia mítica, con alas de águila, cuerpo y garras de león, ojos volcánicos y un terrible cuerno en la frente. Se creía que el grifonicornio se había extinguido, pero un último ejemplar vivo ha sido avistado en los Picos Serpiente. 

La búsqueda de esta criatura es la excusa que utiliza el biólogo y multipremiado autor valenciano, Sergio Mars (Valencia, 1976), para dar el salto a la novela juvenil desde la ciencia ficción y la fantasía épica. “Ha sido un reto muy satisfactorio ya que permite conectar a un nivel muy profundo con un futuro lector, que recordará durante toda su vida cómo se abre la puerta a todo un universo inagotable.

Dirigida a niños de 8 a 14 años, las peligrosas aventuras del sabio Mandialix y su aprendiz, el pícaro Hormiga, suponen también un homenaje a la figura del maestro. “Más allá de la búsqueda de la bestia es también el relato de un niño que vive junto a su maestro una apasionante historia de crecimiento personal”, apunta el escritor.

La sexta obra de Sergio Mars, La búsqueda del Grifocornio (Hidra, 2015), se ha creado a la antigua usanza: se ha escrito a mano y para ello el autor buscaba inspiradores enclaves históricos en Oropesa del Mar: un capítulo sentado en las rocas frente al mar, otro, en las almenas de una fortaleza defensiva del siglo XV contra los piratas berberiscos, la Torre del Rey... “Creo que eso se siente y se trasmite en esta historia de fantasía clásica”, apunta Mars.

Aventura en estado puro; emociones, peligros y hazañas dignas del héroe o la heroína más audaz. Todo para satisfacer los caprichos de un malvado rey que ha reclutado a los tres mejores cazadores del reino para incluir al grifocornio en su colección de criaturas mitológicas. Pero Hormiga descubrirá que tras ello se oculta un plan secreto mucho más oscuro de lo que jamás habría imaginado.

FICHA TÉCNICA

Autor: Sergio Mars
Editorial: HIDRA
Páginas: 216
Edad recomendada: 8  a 14 años.
Precio: 14 euros
Lanzamiento: Abril 2015.

SERGIO MARS ENTREVISTA GRIFOCORNIO

¿Cómo se convierte un biólogo en escritor de literatura fantástica?

Leyendo mucho, supongo. Llega un momento, después de tu primer o segundo millar de novelas leídas, en que te apetece abordar la literatura desde el otro lado de la barrera; y claro, lo haces asumiendo el enfoque que más amas y mejor conoces.

¿Por qué apuestas ahora por la literatura juvenil?

Para ser un escritor especializado en literatura fantástica (al menos por ahora), no me gusta nada encasillarme. He escrito ciencia ficción, fantasía y terror, novelas, relatos y ensayo; sería muy aburrido estar siempre dándole vueltas a lo mismo. Además, los libros para niños o jóvenes disfrutan de una oportunidad maravillosa, la posiblidad de conectar a un nivel muy profundo con un futuro lector, que lo recordará durante toda su vida como la puerta a todo un universo inagotable. No puedo imaginar nada más satisfactorio que la idea de que uno de mis libros pudiera contribuir, siquiera en un único caso, a tal experiencia.

¿Qué es un grifocornio?

Una bestia mítica, con alas de águila, cuerpo (y garras de león), ojos volcánicos y un terrible cuerno surgiendo de su frente. Un ser que antaño fue bastante común, pero del que hace tiempo no se han recibido noticias... o eso pensaba el rey Cirso, hasta que le llegaron informes de un avistamiento en los picos Serpiente.

¿Cómo, dónde y por qué nace La Búsqueda del Grifocornio?

Escribí "La búsqueda del grifonicornio" un verano, en Oropesa del Mar (que es donde veraneo de siempre). Acababa de firmar el contrato para mi primera antología, de ciencia ficción (dura), y por aquel entonces escribía también mucho terror. Quise cambiar de registro y publicar algo que no sólo le gustara a mi madre, sino que también pudiera recomendarlo. Salía a pasear todos los días con la libreta, para escribir un capítulo sentado en las rocas frente al mar, o bien en las almenas de la Torre del Rey (una fortaleza defensiva contra los piratas berberiscos, del siglo XIV-XV). A día de hoy, sigue siendo el único de mis libros que he escrito a mano.

¿En qué te inspirarte para escribirla?

En todos y cada uno de los libros que había leído, aunque en particular podría destacar uno: "Kim", de Rudyard Kipling. Quería replicar ese tipo de relación especial, mentor-discípulo, que mantiene Kim con su santón; ese tipo de encuentros e influencias que cambian toda una vida, que amplían los horizontes, que nos ponen en el camino de descubrir los secretos del universo (o cuando menos, de maravillarnos intentándolo). En otras palabras, se trata de un homenaje a todos los maestros que en el mundo han sido.

¿Qué va a encontrar un lector que se acerque a la novela?

Por encima de todo, aventura en estado puro; emociones, peligros y hazañas dignas del héroe o la heroína más audaz. Pero también una historia que permanece, que bajo la superficie tiene más capas que ir descubriendo y disfrutando y que animen a recuperar de tanto en tanto el libro de la estantería.

¿Qué leías tú cuando tenías la edad de los lectores a los que se dirige tu novela (9-12)?

Hasta la etiqueta del champú. Por entonces leía dos o tres libros a la semana (si no eran excesivamente gordos). Saqueaba las bibliotecas de clase y devoraba a Emilio Salgari, Julio Verne, Henry Rider Haggard... y a la larga cualquier libro que encontrara por casa (había donde elegir). Por entonces me marcaron profundamente novelas como "20.000 leguas de viaje submarino" y "Viaje al centro de la Tierra", "Las aventuras de Allan Quatermain", "Las narraciones extraordinarias" de Poe, "El libro de la selva" de Kipling, las "Leyendas" de Bécquer, "Momo" y "La historia interminable" de Michael Ende... A los nueve años leí por primera vez "El Señor de los Anillos", y desde entonces lo releí una vez al año hasta los dieciocho o diecinueve (es el caso más extremo, pero todas los libros mencionados los he leído múltiples veces; luego, la pila de lecturas pendientes empezó a reclamar cada vez más atención y las relecturas se fueron espaciando hasta casi desaparecer). Entre los autores españoles, destacaría, como el que más me marcó a Joan Manel Gisbert, con títulos como "El misterio de la isla de Tökland" o "El museo de los sueños".

¿Qué te hubiera gustado leer?

Con el paso de los años he ido leyendo muchos clásicos que por cualquier razón se me pasaron en su momento. De entre ellos, hay algunos que lamento profundamente no haber leído de niño. Los dos casos más patentes son "Los tres mosqueteros", de Alejandro Dumas, y sobre todo "La isla del tesoro", de Robert Louis Stevenson, a la que considero la mejor novela juvenil de la historia.

También, por "culpa" de "El Señor de los Anillos", dejé de leer fantasía, ya que la que se publicaba masivamente en los años ochenta y noventa pertenecía en general a franquicias de muy baja calidad. Con posterioridad, he ido rescatando títulos y autores extraordinarios, aunque no tan comerciales. Son disfrutables a todas las edades, pero hay libros que si no los lees de niño te pierdes una experiencia que no puedes replicar ya de mayor.

¿Cuántos ejemplares se han vendido hasta ahora de tus libros fantásticos?

La fantasía en España es un género minoritario, y la de autor español ya roza lo imperceptible. La mayor parte de mis libros hasta el momento han sido microediciones, que totalizan quizás 1000 ejemplares vendidos. La tirada de "La búsqueda del grifonicornio", por sí sola, va a ser mayor que la tirada conjunta de mis cinco libros anteriores.

BetFair F.BetRoll UK Bookies
Ladbrokes Review L.BetRoll
FacebookTwitterPinterest
WIll Hill BookiesW.BetRoll here...
United Kingdom BetRoll Bookmakers