La tele, los medios de comunicacion y nuestros hijos

TELEhijos

Los niños reciben y descubren las noticias de muchas fuentes distintas. Muchas de ellas son noticias relacionadas con la violencia, guerras, terrorismo, conflictos, robos. ¿Cómo vivimos esto nosotros? ¿Cómo perciben nuestros hijos los atentados en Bruselas?

Nuestros pequeños están en la cama. Se han ido a dormir y me disponía a realizar alguna reseña de un disco, un libro, algún espectáculo o evento de los que nos gusta disfrutar en familia. Sin embargo, antes de escribir, he entrado en un periódico belga para ojear las noticias y me encuentro con que han detenido de nuevo a unos supuestos terroristas que tenían todo preparado para atentar de nuevo en Bruselas.

Hace ya unos años que no tenemos televisión, incluso antes de tener a los niños. Llegó el apagón analógico, no compramos el adaptador digital, nos dimos cuenta que no necesitábamos la televisión, la regalamos a unos amigos que la necesitaban y desde entonces tan a gusto. 

Sin embargo nuestros hijos si ven la televisión cuando van a casa de los abuelos, a casa de algún amigo, cuando vamos a algún sitio a comer y está puesta. Y en ocasiones coinciden con noticias.

Cuando ocurrieron los atentados de Bruselas afortunádamente estábamos de viaje fuera de Bélgica. Sin embargo estábamos preocupados por la situación y los amigos que conocemos en la ciudad. Pudimos ver en una televisión de un bar imágenes de la gente saliendo del metro asustada, policía, militares por la ciudad y ahí es cuando nuestra hija preguntó: "Mamá, ¿que país es ese que están en guerra?" Lógicamente se hizo el silencio y afortunadamente volvió a jugar. No parecía muy oportuno decirle a una niña de 4 años que esa es era nuestra ciudad, la ciudad donde vivimos.

Y eso es lo que muchos niños se pueden encontrar a diario, incluso sin querer y a pesar de que los padres estén atentos, en las noticias cuando cambian de canal. Ataques terroristas, tiroteos, desastres naturales, niños desaparecidos, detenciones. Sí todas esas noticias que a nosotros nos parecen desconcertantes e inquietantes y, sin duda, más lo son aún para los niños que tienen contacto con estas noticias. Además en este mundo hipercomunicado parece que es casi imposible conseguir que no lleguen esas noticias angustiosas a los oidos y ojos de los niños. Los niños reciben noticias de todas partes, cuanto más mayores, más reciben. Sí, he hablado de la televisión pero también están los vídeos, whastsapp, blogs, videojuegos, feeds, mails, redes sociales y mil cosas más. Y es fácil pensar y decir "Buah, a mi hijo no le dejo tener facebook aún", por poner un ejemplo, pero ¿acaso tu hijo no lleva viéndote consultar facebook a diario casi desde que nació? ¿no te has dejado nunca una sesión abierta y le has encontrado mirando? No se trata de juzgar ahora el uso de redes, ni mucho menos, sino que la realidad es que desde periódicos y telediarios hasta internet están recibiendo información y tienen acceso a contenidos que provienen de sitios que están pensados y diseñados para un público adulto. Así que un día paras a reflexionar y te das cuenta que lo que nuestros hijos ven, escuchan o leen no siempre es apropiado para su edad. Y según van creciendo la cosa se pone aún más difícil ya que reciben esta información directamente en sus teléfonos, ipads, tablets y ordenadores. Y la realidad es que con estos ritmos actuales de conciliación de la vida laboral y familiar muchas veces los padres no estamos o no estaremos de manera inmediata para ayudar a nuestros hijos a descifrar y hablar sobre el sentido de esas situaciones tan difíciles de entender que se encuentran.

Resumiendo. Vengo a decir que los niños, tanto pequeños como los mayores, no tienen siempre la capacidad de entender las noticias en su contexto y aún menos saber y distinguir si una fuente de información es o no veraz y creible. 

Realmente no importa la edad de mis hijos o de los tuyos, lo que importa es todo ese bombardeo amenazante de noticias que puede afectar emocionalmente a los niños. Cuando toman contacto con esas noticias y realidades muchos pueden sentirse asustados, enfadados o enojados, preocupados, culpables y muchas cosas más. Incluso esos sentimientos pueden durar mucho tiempo después de que la noticia haya terminado.

Nosotros hemos optado, casi de manera inconsciente al no tener televisión, de mantener las noticias a cierta distancia. Televisión fuera y las noticias de la radio con cuidado pero siempre es fácil cambiar de canal y poner música cuando están ellos. Leer el periódico manteniéndolo fuera del alcance de los niños ya que hay ciertas imágenes que pueden hacer que incluso yo me sienta incómodo. Creo que los niños en edades tempranas como preescolar, infantil o incluso los primeros años de primaria no tienen por qué ver o escuchar algo que lo único que puede conseguir es asustarlos y sobre todo porque pueden confundir fácilmente a esa edad los hechos reales con fantasías y con los temores que ellos tengan. Sí, esto puede ocurrir.

El objetivo no es otro que la familia esté a salvo. Ya nos cuesta un poco a todos el día a día, no necesitamos más dinamita para nuestros hijos. A estas edades los niños están preocupados por su seguridad, por como se desarrolla el crecimiento de la familia, en nuestro caso también por tener a los abuelos, tías y primas lejos, por conocer nuevos amigos, nuevo idioma, nuevas actividades. Por eso si se cuela una noticia de estas y llega a ellos y es una noticia que ocurrió lejos intentamos utilizar esa misma distancia para tranquilizarles. Pero también pueden surgir las noticias cerca de donde vives y nosotros hemos tenido la mala suerte de vivir el bloqueo de la ciudad tras los atentados de París y los atentados de Bruselas. Aquí la táctica de la distancia ya no vale y además se van a filtrar noticias a sus odios inevitablemente, van a ver policías y militares y muchos controles. ¿Qué pudimos hacer? Básicamente estar cerca de ellos y aunque es importante escuchar y no menospreciar sus miedos los papás y mamás somos expertos en la distracción y hacer que se sientan comodos con pequeños juegos, ¿a que sí? Si se filtra una imagen, video o coches de policía pasando con las sirenas sin cesar siempre querrá acurrucarse, abrazarse contigo o darte la mano, es lo que toca, pero luego hay que intentar hacer algo divertido juntos. Quizá esto último pueda ser más eficaz que las explicaciones lógicas acerca de probabilidades de que las cosas vuelvan a pasar y demás ¿no?

Y aquí lo voy a dejar. Para los papás y mamás con niños adolescentes supongo que también toca cuidar tema de filtros, uso de tecnología y demás. Pero ... aún no nos ha tocado vivir esa etapa. Seguro que algún día podéis ayudarnos y darnos consejos.

Así que nos mantenemos firmes en nuestro no a la televisión y sí a realizar actividades con nuestros hijos que fomenten la cultura, el ocio, la creatividad y el aire libre.

¡Paz, amor y mejor sin televisión!

BetFair F.BetRoll UK Bookies
Ladbrokes Review L.BetRoll
FacebookTwitterPinterest
WIll Hill BookiesW.BetRoll here...
United Kingdom BetRoll Bookmakers